El atronador debut de España por las formas y el resultado dispara la ilusión. No se puede jugar mejor al fútbol de lo que lo hizo la Selección, aunque el contexto fuera tan favorable por la fragilidad manifiesta de Costa Rica. Pero la flojera del rival no debe hacer escatimar los elogios a un equipo que gobernó con autoridad todos los aspectos del juego. Se gustó y gustó, respetando los códigos futbolísticos que ha ido incorporando Luis Enrique. Se toca y mucho, pero sin olvidar la portería contraria y con una ambición vertical visible. De ahí que su producción ofensiva resultara tan boyante y ofreciera un sinfín de llegadas y ocasiones que abrieron las puertas del gol. “Quizá no tengamos un jugador que marque 30 goles, pero tenemos muchos jugadores que pueden hacerlo. Nosotros llegamos al gol de manera asociativa”, sostuvo Luis Enrique, tras el partido. Con razón.

España firmó un 82% de posesión, 17 remates, 976 pases buenos, 94% de efectividad en las entregas y siete goles. Unas cifras apabullantes que dan buena cuenta del recital colectivo que supuso su inauguración mundialista. La clave de todo estuvo en la movilidad posicional de los jugadores. Aunque intuyeran que el balón no les iba a llegar, lanzaban desmarques para arrastrar rivales y limpiar las recepciones de pase. Por eso se vio una circulación viva y precisa, que encandiló a todo el mundo. Se soltó rápido el balón, se fijó al adversario y se acumuló jugadores en zonas de finalización.

La dimensión colectiva del triunfo recalca lo acertado del plan impuesto por Luis Enrique. Un planteamiento que no cambia nada a la línea de trabajo marcada estos años por el entrenador asturiano. Lleva tiempo trabajando una idea y con unos jugadores que forman un bloque compacto y que entienden el fútbol de la misma forma. Como Busquets, Gavi, Pedri u Olmo. De un plumazo, al menos que Alemania dicte lo contrario y aparezcan de nuevo los prejuicios, Luis Enrique ha liquidado el debate sobre la lista y sus decisiones técnicas. Nunca deberían haber estado en entredicho, pero la aplastante victoria ante Costa Rica confirma todavía más al seleccionador. Y a tantos y tantos jugadores…

Por akzfw

Deja una respuesta