Dentro de los equipos de producción de una adaptación al anime, hay un puesto que se conoce como “compositor de serie“. Es la persona encargada de adaptar la historia original para encajarla en episodios de veinte minutos de duración y, en el caso del manga, debe establecer de qué punto a qué punto abarca cada episodio, y transformar los paneles en secuencias de diálogo completas. Así, Crunchyroll se entrevistó con Yoriko Tomita, quien estuvo a cargo de esta tarea en Sono Bisque Doll wa Koi wo Suru (My Dress-Up Darling).

Sono Bisque Doll wa Koi wo Suru

«Creo que el proceso de escritura de guiones para la adaptación al anime de un manga es muy difícil», declaró Tomita. «Es especialmente difícil decidir cómo encajar la historia del episodio que se ha recogido del manga en la escala de 20 minutos de animación para televisión y decidir dónde deben estar las partes más emocionantes de la historia en esos 20 minutos. Esa fue también la tarea más difícil en esta serie. La obra original no se creó pensando en una escala de 20 minutos, así que convertir esa historia en un guión de anime a veces significa que acaba siendo demasiado corta o demasiado larga. Pero trabajé con el director, el ayudante de dirección y los productores para decidir dónde recortar o cómo ampliar la narración, así que el proceso fue fluido en general. Todo gracias a la cooperación de todos».

Una de las características de Sono Bisque Doll wa Koi wo Suru son los minuciosos detalles del proceso de adquisición de materiales y confección de los atuendos, pero Tomita no conoció el manga original hasta que participó en la adaptación al anime. Sin embargo, eso no significa que no tuviera ya una conexión personal con conceptos de Sono Bisque Doll wa Koi wo Suru. «A mi madre y a mi hermana mayor les gusta hacer manualidades», comentó Tomita, «y yo misma solía hacer ropa para peluches y bolsos para mí cuando era pequeña».

Tampoco le vino mal a Tomita conocer a Chisato Tsumori, una reputada diseñadora de moda japonesa cuyos estampados en tela pueden ser a menudo asombrosamente vibrantes. «Conozco personalmente a Chisato Tsumori y hablo con ella a menudo, así que tenía conocimientos básicos sobre telas y materiales. Pero nunca he participado en la confección real de atuendos como los que lleva Marin, así que aprendí mucho sobre las tareas reales de confección escuchando al personal en la reunión de guión gráfico que tenía experiencia en cosplay. Por ejemplo, aprendí que cortar lleva mucho tiempo y que hacer cosplay puede ser una experiencia dura y sudorosa en un día de verano». La dedicación de Gojo a su oficio también se reproduce fielmente en el anime.

Tomita consideró que Gojo era un personaje con el que se podía identificar, un aspecto con el que trabajaría para hacer ajustes con respecto al manga. «Como el tema principal de esta obra no es serio, creo que tuve cuidado de no hacerlo demasiado pesado», dijo Tomita. «Los fanáticos japoneses del anime tienden a empatizar demasiado con un personaje pasivo y a sentir dolor, así que lo arreglé para que su lado negativo no fuera tan pesado. También cambié un poco las reacciones de los compañeros con respecto a la obra original para que no parezcan tan fríos con Gojo». El progreso de Gojo en la comunicación con los demás era un “tema suplementario”, y Tomita hizo un buen trabajo suavizándolo, manteniendo a Gojo simpático con los espectadores.

Los cambios y añadidos de Tomita nunca traicionaron el trabajo original de la autora Shinichi Fukuda, a quien incluso pedía que revisara y aprobara los diálogos que ella añadía. Al trabajar codo con codo con el equipo en la realización de la historia, le sorprendió el nivel de perfección del producto final. Esperaba con impaciencia ver el primer cosplay de Marin, la culminación de la primera historia de Sono Bisque Doll wa Koi wo Suru, y se emocionó al ver el esfuerzo y el trabajo que se invirtió en crear el encaje ondeante y la tela gruesa y pesada, junto con el fastuoso peinado del cosplay de Shizuku. Y la mayor sorpresa de Tomita llegó en el episodio final. Explicó:

«También esperaba con impaciencia la escena de los fuegos artificiales del episodio 12. Cuando estaba escribiendo el guión, hice que Gojo recordara todo lo que había pasado desde que conoció a Marin mientras veía los fuegos artificiales. Lo hice pensando que sería difícil dibujar los fuegos artificiales, pero cuando miré el guión durante la grabación, todo eso había sido cortado. Después de eso, el personal de producción me dijo que estaban trabajando todo lo que podían para dibujar los fuegos artificiales, y de repente me entraron ganas de hacerlo. Por supuesto, me habría gustado ver la animación de los fuegos artificiales, así que me alegré mucho. La calidad era igual que la de un estreno en cines, así que me quedé boquiabierta. Además, la canción insertada era muy bonita y encajaba con la escena, así que me alegré mucho de que no saliera como yo la había escrito originalmente».

Por último, le preguntaron a Tomita qué es lo que más le gustaría que disfrutaran los fanáticos. «¡Todo! Dicho esto, creo que cada persona que lo vea se dará cuenta de cosas diferentes. Creo que los personajes con los que la gente puede identificarse también son diferentes. Mientras cada espectador la disfrute según su propia sensibilidad, eso es lo que importa. Esta obra también tiene un mensaje de “Todo el mundo tiene mucho que hacer”, lo que hace que esta serie sea identificable desde muchas perspectivas, y es una animación de una calidad maravillosa. Espero que mucha gente mire Sono Bisque Doll wa Koi wo Suru y disfrute repetidamente».

Fuente: Crunchyroll

Por akzfw

Deja una respuesta