El motivo por el cual no debes usar aplicaciones de control parental


No podemos impedir que los menores se conecten a Internet, lo mismo que tampoco podemos privarles de las nuevas tecnologías. Sin embargo, es una realidad que Internet es un lugar muy peligroso: páginas de adultos, apuestas, estafas, contactos… la red está plagada de este tipo de contenidos que, de caer en manos del menor, pueden acarrear muchos problemas. Por ello, una de las primeras ideas que se nos viene a la mente es usar un programa de control parental. Sin embargo, es posible que no sea tan buena decisión como parece.

Programas de control parental hay muchos hoy en día. Y podemos encontrarlos de muchos tipos, desde basados en DNS, que filtran los dominios a los que accede el usuario, programas especializados en bloqueos de contenido, que en función del tipo de web que queramos visitar, o las palabras que contenga, termina bloqueado, e incluso antivirus con funciones de protección de menores que nos brinda una seguridad todo en uno. Estos programas no solo filtran contenido, sino que también nos permiten llevar un control de lo que hacen o no hacen en el PC, e incluso configurar tiempos de uso, ya sea por horas o un cierto tiempo al día.

Pero, por muy completo que sea el programa, no existe una solución perfecta. Y es que, dependiendo del programa que instalemos, hay muchas formas de saltarse estas restricciones. Y entonces es como si no hubiéramos instalado nada. Por ejemplo:

  • El programa se puede deshabilitar fácilmente sin necesidad de una contraseña.
  • Puede cambiar de cuenta de usuario y usar el PC sin restricciones.
  • Si se aplica un filtrado por navegador, puede instalar otro para navegar sin filtro.
  • Un filtrado de DNS se puede evadir haciendo un ping a la URL, obteniendo la IP, y entrando directamente desde ella.
  • Acceder a webs a través de un proxy, el cual se puede acceder desde el propio Google.

Cada vez hay más formas de saltarse los programas de control parental. Y, un mal uso de ellos incluso puede suponer un peligro más que una ayuda.

Solo este programa de control parental funciona

Si entramos en las fichas de cada uno de los programas de control parental que encontramos en la red, todos son los mejores, y todos son perfectos. Pero cuando se ponen a prueba, todos caen por su propio peso. Todos, menos uno. La plataforma AV-Comparatives ha puesto a prueba los principales programas de control parental para ver qué tal son capaces de proteger a los usuarios. Y solo uno de ellos ha superado las estrictas pruebas: Kaspersky Safe Kids.

Este software es capaz de filtrar el contenido web en función de listas negras y listas blancas. También permite configurar el tiempo de uso, controlar las aplicaciones que se pueden, o no, instalar, forzar búsquedas seguras, controlar la actividad del menor en la red, y mucho más. Se configura muy fácilmente desde la nube, y el menor no tiene forma de desactivarlo sin la contraseña maestra, la cual solo debe conocer el adulto. Incluso es capaz de controlar y proteger dispositivos móviles.

Kaspersky Safe Kids - Webs bloqueadas

AV-Comparatives ha puesto a prueba este programa de seguridad con 1000 sitios web para adultos. Y el software ha sido capaz de bloquear el 98.6% de todos estos sitios. Esto convierte a este programa en uno de los más robustos y eficientes a la hora de proteger a los menores en la red.

Eso sí, no hay menos protección que sentarse con el menor y hablarle de ciertos temas. Mejor que conozcan de primera mano ciertos temas de adultos o inquietantes antes de que, tarde o temprano, lo descubran por amigos, en el colegio, o, peor, por Internet.

Deja un comentario